jueves, 6 de julio de 2017

El Cuevon de Pruneda

En esta ocasión hemos quedado con nuestros amigos del SCC de Santander, que nos harán de guías y anfitriones a esta salida veraniega, que como ya veremos, poco tuvo de la misma, ya que el viernes nos recibió con un aguacero impresionante.

Quedamos el viernes en el camping de Purón, cerca de la localidad del mismo nombre y cerca también de la cavidad objeto de visita. Esta es una cueva cañón que atraviesa la sierra de Cuera, esta formada por el río Los Tornos.

Desde Santander salieron, María, Paco, Juanillo y Julio y desde Madrid, Mar, Isabel y yo.

Ya en el camino de ida, y nada mas pasar el puerto de Reinosa, nos recibió un potente aguacero medio tormentoso que sería la tónica hasta llegar al Camping Purón, donde nos esperaban nuestros compañeros.  Cenamos juntos, un poco tarde la verdad y después de comentar la jugada y con algo de incertidumbre sobre la actividad, a eso de la una o una y media nos metíamos en la cama esperando a que escampara.

Al día siguiente, sábado 2 de julio, nos recibió una mañana entre claros y nubes, que no dejaba clara cual iba a ser la tónica del tiempo para ese día. Desayunamos un estupendo pastel de chocolate,  gentileza de María y nos fuimos para el pueblo de Purón, llegando al primer barrio, el Candal, que atravesaremos por la izquierda sin entrar en el pueblo hasta llegar a un rancho (lo de rancho es porque lo tiene pintado en la casa). Aquí tomaremos el camino de la derecha para un poco más allá desviarnos a la izquierda por una pista hormigonada que sube haciendo eses hasta una cuadra y un prao a la izquierda. Este puede ser un sitio de dejar un coche, ya que la pista se vuelve más pronunciada y resbaladiza. El segundo coche puede continuar algo más de 1 kilómetro subiendo por ella y dejando un parking a la izquierda, para llegar al collado donde encontraremos una zona de pasto. Aquí dejaremos el coche y bajaremos por un camino hacia una pequeña arboleda a la derecha según llegamos y que no es otra cosa que el cauce de un pequeño arroyo, situado entre dos prados al fondo a la derecha. Seguiremos el agua para adentrarnos en la boca de la cueva, excavada sobre materiales diversos como calizas, cuarcitas, areniscas, etc. siendo predominante la roca negra veteada de blanco confiriéndole a la travesía un aspecto muy sombrío, vamos de los que a mi me gustan.

Tiene dos zonas de entrada, una más ancha e inundada a la izquierda y otra más estrecha y activa a la derecha, que fue la que tomamos, pasando por un pequeño meandro, para al poco desembocar en una sala más ancha donde confluyen ambas bocas. Seguiremos el curso activo por una galería cómoda, pisando aquí y allá y en principio evitando el agua. Esta zona no tiene ninguna dificultad, siendo muy poco profunda y con poca corriente. Así avanzaremos unos 2/3 de la cueva obervando las primeras coladas, hasta llegar a una R7 que si bien tiene una cinta y maillon en un natural para bajarla, no es necesario, pudiendo hacerlo por la izquierda con un fácil destrepe. No escurre. Esta rampa nos deja en una amplia marmita de recepción que se escapa por un pequeño meandro estrecho y desfondado a modo de diaclasa, por la derecha, y que pasaremos pegados a la pared. El agua llega a eso de la espinilla. Para el caso de que fuese mayor el nivel, se puede subir en oposición y hacerlo por arriba. Lo cierto es que desde la anterior cascada rampa, la cueva empieza a estrecharse y profundizar y el agua empieza a tomar fuerza. Pasada la rampa bajaremos un par de badinas, la última con cuerda y giro a derechas y ojo que está perforada y hace de sifón si uno cae a la rompiente, es conveniente saltar un poco. En esta badina Lucy tuvo un percance pasándolo mal, así que es conveniente ir con prudencia ya que es difícil ayudar al compañero si no vamos preparados de antemano. A partir de aquí el río va descendiendo en pequeñas marmitas hasta precipitarse en una cascada de 9 metros a una marmita con corriente concentrica. Como la situación anterior nos había dejado un poco estresados, y viendo que el rapel tenía una recepción un poco complicada por el caudal de agua (la noche anterior diluvio), decidimos darnos la vuelta, ya que este punto es el de no retorno al tener que recupar la cuerda para continuar la travesía.

Juanillo fue el encargado de subir la badina maldita y poner una cuerda para así hacer más fácil la remontada de la misma, que por su caudal en un tramo ascendente, tenía su aquel.

Poco a poco fuimos remontando el río, ya cada vez con mayor facilidad, hasta salir por la boca. Nos recibió el cielo encapotado que no esperábamos, ya que sobre las 2 daban buen pronóstico que no se cumplió hasta avanzada la tarde/noche.  Empleamos en el trasiego unas 5 horas, y Julio y yo nos cambiamos como pudimos y bajamos en coche, mientras el resto del equipo se fue carretera abajo hasta la furgo que es donde teníamos la ropa seca.

Sin más incidentes, comimos algo y nos fuimos a la cueva del Cobijeru y la playa de Las Acacias, en Buelna, Llanes, pequeña cueva natural que da al mar abierto para rebajar un poco el estrés y hacernos unas fotos en el puente natural de roca que hay por alli.


Vuelta y cena obsequiada por Julio en el camping a base de morcilla y huevos fritos y a las tantas a la cama. Una cavidad que habrá que repetir, eso si, con menos agua. Este factor es determinante a considerar ya que el inicio no hace presagiar claramente lo que luego te pudes encontrar.

miércoles, 26 de abril de 2017

Cueva 415

En esta ocasión y aprovechando que nos hemos quedamos solos, Mar y yo decidimos aprovechar el sábado para hacer algo pequeño y si es posible bonito, para quitarnos la espinita de la Sima Picón. Ya en la anterior visita a Cueva Mur,  estuvimos por la zona de Matienzo, con sus 4.500 cavidades, pensando que malo sería si no localizábamos alguna que mereciera la pena. De ahí, y por casualidad, nos dieron las coordenadas de la Cueva 415 (WGS84 30T 451200 4797509), un grupo de expeleos que también aprovechaban la mañana del domingo aquel,  para hacer algo pequeño. Para llegar al parking hay que tomar la carretera CA-266 desde Matienzo, en dirección a Solórzano y pasado el barrio de la Secada, según subimos el pequeño puerto de Fuente de Varas, y poco antes del Km. 15, tomaremos la primera desviación a mano izquierda en dirección a Busmartín, ojo que el cartel es manual. De ahí a 560 m esta el parking, que no es otra cosa que un ancho de la carretera. Dejamos el coche y seguimos recto  por el camino que va a una finca. Atravesamos la portillera y nos reciben los ladridos de un martín que está atado en la casa de abajo. La primera coordenada que metí estaba equivocada y perdimos más de una hora prao arriba prao abajo. Una vez corregido, nada más pasar la portilla, yo me bajé por la linde de la finca y Mar se fue directa al perro. Nos encontramos en medio el prao, a media ladera aún del final de la finca, donde un palo atravesado y un alambre de espinos indican la mínima boca de entrada.
La entrada en una gatera descendente, primero por suelo terroso para enseguida encontrar ya la caliza. Los primeros pasos son un poco agobiantes por la tierra, pero enseguida se va ampliando y después de otra pequeña rampa más amplia, nos deja ya en una sala de buenas dimensiones donde vemos una cuerda para ayudarnos a bajar los 4 metros de destrepe. Tienen un fraccionamiento para facilitar la salida y quitar el roce. Abajo y hacia la izquierda se ve con claridad otro par de cuerdas ascendentes, a una ventana a unos 4 metros más o menos. En la sala hay alguna progresión que no hicimos.
Ascendimos a la ventana y continuamos por un conducto estrecho que en un punto y para evitar por la derecha una rampa pozo, asciende por la parte más estrecha de la cueva, pero que al estar la gatera limpia se pasa sin mucho enganchón. Superada la gatera rampa, aparecen otras 2 cuerdas que también sirven  para franquear otra rampa pozo, esta más pronunciada y que dejamos a la derecha. A los pocos metros de la cuerda, el conducto se abre a la sala más grande de la cueva, donde aparecen las formaciones. Aquí encontramos lo que hemos venido a buscar y nos tiramos más de media hora haciendo las oportunas fotos a las excéntricas singulares, con mucho cuidado de no llevarnos por delante alguna formación, como evidencian los restos del suelo. Una vez cumplido el objetivo salimos sin más incidentes, utilizando para la visita 2 horas. La subida del prao a la vuelta se las trae.
La cavidad es una gatera continua,  pero la sala merece la pena. La dificultad técnica es poco más que cero pero se necesitan los aparatos, al menos para nosotros, y, es un pequeño tesoro que merece la pena visitar.
Como nos sobro toda la tarde, nos fuimos hacia Calseca, por el Collado de la Espina, desde Bustablado, utilizando la pista que usamos para ir a Tonio, a ver si encontrábamos el gran pozo MTDE, y lo que si vimos fue un montón de coches de expeleos al pie del Alto de Porra, por lo que suponemos no andara muy lejos de alli. Llegamos al monumento a la vaca pasiega, dimos una vuelta y como había una niebla que no dejaba ver nada, nos fuimos de vuelta por el Barranco del Paso Malo hacia el camping de San Roque, donde tomamos café y vuelta para Asón.

Un día tranquilo, de disfrute cuevero y con el objetivo cumplido. Nos queda por la zona visitar la Torca del Mostajo y esperar encontrar alguna que otra maravilla perdida.

viernes, 21 de abril de 2017

Sima Picón

Como objetivo para esta Semana Santa, y dado que no había mucho quórum, propuse una salida express a Cantabria con la intención de visitar alguna cavidad para fotografiar y dentro de las ya revisadas. JMG Casanova y Nandy nos avisaron que andaban no muy lejos de la zona y que se apuntaban el viernes santo, por lo que el equipo lo configuramos Mar, Nandy, JM G Casanova y yo.

Como ya en la anterior visita a Cueva Mur habíamos revisado la zona de Matienzo donde se encuentran las bocas de la Torca del Mostajo y la Sima Picón, decidimos que sería interesante visitar una de ellas, así que preparamos primero la Torca del Mostajo, por tener algo más de enjundia. Revisando la información asociada a la zona, dimos con una página de los ingleses, Matienzo Caves, (http://matienzocaves.org.uk/) que llevan 50 años explorando la zona, junto con otros grupos. En esta página encontrareis lo que queráis, y para la ocasión nos bajamos la topo de la Sima Picón, Torca del Mostajo, y de todo el Sistema Cubija. En principio seleccionamos la Torca del Mostajo y después de revisar la información y ver videos por Internet, JMG prefiere algo más ancho, ya que la segunda gatera parece verdaderamente pequeña. Optamos pues por la Sima Picón.

Quedamos a las 10,30 en Matienzo, justo en el desvío de la CA-654 al Sel de Suto, carretera que tomaremos para ir a la sima. Como el bar estaba cerrado y la programación iba a quedarse un poco corta, decidimos irnos a tomar un café a Ramales, viaje que aprovechamos para llevar a un paisano autostopista a Riva. Nos agasajamos con unos cuantos pasteles, además del café, para ir bien provistos de azúcar y ya finalmente nos fuimos para Matienzo. Tomamos el citado desvío y como a 900 metros, nos desviamos por la pista asfaltada/carreteruca que está a la derecha y sigue bordeando la peña de El Naso. Pasamos por delante de la Cueva del Molino y como a unos 700 metros desde el desvío, nos encontramos otra pista asfaltada que sube a la derecha. Ascendemos este paso que nos lleva a un pequeño valle. Justo nada más subir suele haber varios coches de escaladores. Seguimos por esta pista como 1,5 kms. hasta la última casa, y un poco antes de llegar hay un par de apartados en la pista/carretera para dejar los coches. Si esta el paisano, mejor pedirle permiso de paso. Es un hombre relativamente joven de buen talante que puede ayudar a localizar lo que se quiera. Nosotros hablamos con él en la anterior visita a la zona prospectando las bocas y nos dijo donde se encontraba la sima Picón ya que las coordenadas no eran buenas.

Comentar que en esta zona se desarrolla el Sistema Cubija, que cuenta con varias entradas entre las que se encuentran la Torca del Mostajo, a la derecha de donde dejamos el coche y la Sima Picón justo a la misma altura, a la izquierda. Además esta la Cueva de la Morenura, Torca del Regatón y el Cubio de Cubija, amén de otras que aún no se han conectado, como la que vamos a visitar.

Cruzamos el prao del paisano y vamos ascendiendo hacia la torreta de electricidad más alejada. Se pueden tomar cualquiera de las dos torretas visibles como referencia, pero lo que esta en la misma vertical es la más lejana, la más cercana nos sitúa un poco a la izquierda de la boca pero en cambio está al mismo nivel. Nos desplazamos también nosotros hacia la izquierda buscando una vereda un poco más cómoda para no atravesar el bosque por medio y vamos encontrando la senda. Finalmente llegamos a la boca de la sima (WGS84 30T 450242 4796761), que tiene dos entradas, una con un p35 de mala instalación y al lado el p15, que instalamos, primero a un natural y justo cuando empiezas a entrar en la vertical de la boca, tienes un parabolt de 8 con tuerca en la roca de la izquierda. Desciendes unos metros y también a la izquierda tienes un spit para instalar, ambos fraccionamientos con pequeña repisa. De este y ya en la vertical de la pared a unos 5 metros del fondo se encuentra el spit final. Nosotros usamos una cuerda de 50 por ser la que traíamos.

El pozo, salvando las distancias, se me asemeja al la Cueva del Río de Aylagas en Soria. Este,  nos deja en un cono de derrubio, de donde nos llama la atención, lo que parece un exoesqueleto de una máquina al puro estilo de Horizon Zero Dawn, que no viene a ser otra cosa, que los despojos modernos de material  eléctrico de alguna reparación en la torreta próxima. Una vergüenza y un atentado contra nuestro patrimonio del subsuelo, inaceptable en estos tiempos, en los que hay recursos de sobra para retirar este material.

Salvados los gusanos mecánicos, bajamos el cono por la izquierda en la dirección evidente, llegando después de bajar la gran sala a una zona donde vimos un spit,  en una remontada muy expuesta por la la izquierda, que desechamos y una gatera sumidero que da a una minisala por la otra. Tuvimos que sacar el plano para ver que la cueva sigue su desarrollo por la derecha a donde retornamos y ya accedimos a otra pequeña sala llena de restos completos de cabras, lugar donde después de haber caído a la sima (luego vimos a la salida que hay una rampa en la cual es fácil caer y bajar pero no subir), se van a morir. Al menos encontramos 4 restos completos. Seguimos avanzando hasta la gran sala G.E.S. por la que transitamos sin problemas ya que hay algunos hitos y el camino esta visible. En esta ocasión y como ayuda adicional,  hemos aprovechado para usar unos palitos reflectantes que se usan en los radios de las bicis y que van de miedo para la ocasión.

Ascendemos al fondo de la sala por un paso en bloque que también se puede gestionar por la derecha por una estrechez que nos deja en la siguiente sala, en este caso descendente. Nos llama la atención el porte de las salas para la zona donde estamos ya que no da sensación de que se puedan encontrar estos volúmenes a escasos 10 metros de la surgencia. Toda la cavidad se encuentra descalcificada y fracturada, siendo en general muy pocas los aportes de agua y careciendo por completo de formaciones. Ahora nos encontramos en la sala más grande de la sima, la sala de los Bloques, que comienza con una empinada rampa sobre tierra y rocas que van cayendo y levantando un fuerte olor a metano a medida que avanzamos. Giramos a la derecha y aquí el porte llama la atención. A nuestra izquierda unos grandes bloques nos indican continuación al fondo izquierda por las sombras, pero ahora seguimos nuestro camino por la derecha, bajando una nueva rampa que gira a la derecha y donde ya empiezan a aparecer formaciones coralinas. Estamos en lo que creemos es el Coral Rift y aquí nos volvemos locos buscando el paso de la gatera que vimos en un video y que da paso a las siguientes salas de formaciones, donde se encuentran las electitas en forma masiva. No conseguimos más que bajar a otra sala circular con alguna formación pero sin continuidad, y después de un buen rato, y las pocas ganas que tienen algunos de arrastrarse, decidimos dar la vuelta no sin revisar todos los rincones de la zona.

En la vuelta, visitamos el ramal de la izquierda que antes no revisamos y encontramos un p15 que para atravesarlo hay que realizar una travesía por una arista de formaciones apoyada por pasamanos instalado fijo que también nos da la risa. Como a priori esta parte no da a la zona buscada, nos paramos, tomamos un refrigerio y emprendemos la vuelta desde este punto, que en cosa de media hora o poco más nos sitúa al pie de la cuerda.  Vamos saliendo y se queda Mar para recuperar y a las 6 pm estamos todos fuera. Hemos tardado 5 horas en el paseo. Nos cambiamos y nos vamos a tomar algo a Bustablado, donde finalmente nos quedamos a cenar, haciendo una clásica de chuletón.


Una pena no haber podido visitar la parte más bonita de la sima, pero que se le va a hacer. Nos despedimos de nuestros compañeros que se van para la Unquera y nos vamos a dormir a Asón, donde estamos pernoctando. Comentar que se nota lo de la semana santa ya que esta todo a tope. Nosotros aún utilizaremos el sábado para hacer una cueva pequeña en la zona, pero eso es otra historia.

jueves, 6 de abril de 2017

Cueva Mur

Antes de que la memoria empiece a fallar, cosa cada vez más frecuente, voy a relatar la visita de este fin de semana a Cueva Mur, cavidad clásica donde las haya que además de tener su punto de acción, tiene sus pequeños tesoros guardados. Para algunos de nosotros era la primera visita completa a la cavidad, ya que en anteriores visitas, o bien no pudimos completarla por falta de material, o se anuló la salida por causas diversas.

En esta ocasión el grupo lo formamos, Mar, Nandy, Jose MG Casanova, Jose Moreno y yo. Parte nos alojamos en los apartamentos Arredondo, a la salida de esta localidad en dirección al Asón, y que por 10 eur nos permite disponer de un pequeño apartamento para dos, en nuestro caso. Quedamos con Casanova y Nandy en Ramales a las 10,30 ya que ellos venían de Unquera, y después de unos cafés nos encaminamos hacia la boca de Cueva Mur, eso si, jarreando agua. Para llegar al parking hay que tomar en dirección al puerto de los Tornos por la N629 y después de unas cuantas revueltas, como a unos 3 kms. encontraremos una pista que nos lleva a la cueva de Covalanas, cueva turística con pinturas rupestres, en cuyo parquing dejaremos el coche. Seguiremos el camino de la cueva turística, y en la segunda curva a la izquierda, sale una senda muy pisada que subiendo nos lleva a la gran boca y que desde este punto se encuentra oculta. Las dimensiones de la boca son espectaculares y no tiene pérdida, al situarse en el farallón del monte Pando, visible desde la carretera. Será esta circunstancia por las que nunca tomo las coordenadas gps.  La cavidad la hemos visitado con anterioridad, pero al no estar instalado el pasamanos de aproximación a la rampa, nos quedamos en el laminados y posterior balcón, ya que no llevábamos material suficiente para su instalación. Decir que la cavidad se encuentra reequipada en fijo desde 2014 por parte del Espeleo Club Cántabro en colaboración de la FCE a excepción de la rampa de 55 m que nos deja en la base de la gran sala.

Como hacia mucho que no la visitábamos, nos confundimos y nos fuimos a las gateras que hay al fondo de la boca a mano izquierda, así que tuvimos que rectificar y bajar un poco. La entrada se encuentra a través de una pequeña ventana de metal sin puerta que se sitúa arriba y a la derecha de la boca, subiendo por una pequeña canal. Ya cuando nos dirigíamos a ella, otro grupo nos venía pisando los talones, y no era otro que el de las “desertoras”, María y Sonia. Saludamos a María y entramos con el fin de no atascarnos, pero ya había otro grupo de 4 personas del GAEM de Madrid, y aunque a priori aquello parecía una espeleoromería, al final la cosa salió bien y pudimos disfrutar de la cavidad sin agobios ni atascos. Con el chaval que iba de guía en el grupo del GAEM curiosamente habíamos coincidido hacía un par de años en la travesía Cuivo-Mortero, el caso es que este mundillo es un pañuelo.

La cavidad empieza con un pequeño laminador en la entrada que da acceso a una rampa cuya instalación nos lleva a remontar a pared contraria para situarnos en un pasamanos que bordea por arriba una sala y que después de una rampa, también instalada, nos deja en el paso del cordino, que finalmente nos deja en un resalte de un par de metros, todo ello instalado en fijo. En la anterior ocasión y antes del resalte, según bajamos la rampa visitamos las galerías de la derecha, sin gran interés, ya que carecen de formaciones.

Una vez subido el resalte, ascendemos en rampa continua dos tramos de cuerda que nos dejan arriba en una ventana que da acceso al largo laminador dividido en dos tramos, siendo el segundo más estrecho y bajo que el primero y que nos deja después de destrepar un metro escaso en el balcón de la gran sala, donde vemos las cabeceras del pasamanos, ya que para el primer tramo hay instaladas dos cuerdas. Este se baja con stop para mayor seguridad. Vamos progresando como pequeñas luciérnagas en la inmensa sala obscura por el pasamanos que es cómodo hasta una repisa al fondo a la derecha donde se sitúa la cabecera de la rampa. Allí contactamos con el grupo anterior y al preguntar por Pedrito, nos comentaron que se habían dividido en tres grupo, uno el que allí estaba, otro estaba alojado donde nosotros y con destino a Coventosa y el tercero, donde estaba Pedro, a la Gandara.  Instalamos dos cuerdas para bajar más rápido. Nosotros usamos una de 54 y llego bien hasta una zona de fácil destrepada. Este será el punto donde terminaremos nuestro recorrido circular, viniendo por la derecha por unas galerías de techo bajo.

Desde el fondo de la rampa, nos encontramos en la base de la Gran Sala y tomamos hacia la derecha ascendiendo hacia la parte izquierda de una colada y un gran balcón, pegado a donde nos deja la cuerda. Ascendemos a la sala del Campamento y por la izquierda revisamos una galería ascendente con gran cantidad de formaciones fósiles y una estalagmita que tiene una foto. Progresamos por salas grandes de la Cascada y el Caos, donde paramos junto con los compañeros de GAEM a tomar un refrigerio.

Desde aquí seguiremos nuestro camino por la Galería de los Meandros, pasada la cual nos dirigiremos hacia la derecha para encontrar la Sala del Lapicero. Aquí, buscaremos en la pared izquierda el Paso de los Retales. Como iban por delante los compañeros del otro grupo, no hubo problema en su localización. Añadir además que hay un gran catadióptrico sujeto por estalactitas y una flecha de barro que lo indican con claridad.  Este se pasa boca arriba y con la espalda pegada al suelo, es un paso estrecho pero algunos de nuestros miembros que tenían dudad por su corpulencia lo pasaron sin problemas. Se sigue progresando por una especie de meandro estrecho y bajo para salir ya a salas más amplias y marcadas con la nueva señalización de cavidades ZB de hilo verde fluorescente, que balizan el tránsito por galerías fósiles donde la marca de arcilla verdaderamente va dejando su rastro. En un punto de la sala, las señalizaciones se bifurcan a la izquierda para visitar la galería de los Gours , que una vez revisada , retornamos a el camino principal que nos lleva por un conducto triangular precioso, teniendo como alternativa una gatera infecta a la izquierda. A partir de este punto uno irá reptando por la galería de los Guantes hasta llegar a la cabecera de la rampa y recuperar la cuerda instalada. La vuelta se realiza despacio dado el número de participantes, pero sin llegar a conectar con el grupo perseguidor. Salimos ya al atardecer con las últimas luces y hemos empleado 7 horas en hacer la visita. Nos cambiamos bajo una lluvia insistente que no ha parado en todo el día y ya preparador para irnos, contactamos con María, quedando para tomar unas cervezas en un bareto de la plaza de Ramales.
Comentamos la jugada con los chicos del Espeleo Club Cántabro y quedamos para una futura visita de ellos al kart del Cañón del Río Lobos para finales de abril. Nos despedimos de nuestra compañera y vuelta a Bustablado a darnos un homenaje en el bar de Evaristo,  como viene siendo ya costumbre.

El domingo, nos quedamos solos Mar y yo, y aprovechamos para localizar las bocas de la sima del Mostajo y la del Picón,  tarea que nos llevo un tiempo y que gracias a una pérdida, nos compensó con encontrarnos a otro grupo de chavales que completaban el fin de semana visitando la 415, de la cual nos dieron paradero.

Localizamos finalmente las 2 bocas, gracias a la colaboración del paisano que vive entre ellas y aprovechamos la mañana para patear aquella zona de Matienzo que no conocíamos.


Un gran fin de semana en inmejorable compañía y preparando ya el petate para la siguiente salida a Cantabria.

domingo, 26 de febrero de 2017

Sima Z6

Este pasado sábado 18 de febrero, un nutrido grupo del Club Silex, para lo que suele ser habitual,  integrado por Mar, Nandy, Pascual, Félix, José MG Casanova y yo, nos hemos ido a Valsalobre, ya que una compañera (Nandy), tenía ganas de volver a ver los gours de la Sala en la sima Juan Herranz I (30 T 0571768 4499245 - WGS84). Nuestra idea era poder instalar también el resto del pozo inicial (p98), pero ya tomando un café en el bar de la Pilarica, estuvimos hablando con unos cazadores del pueblo que nos avisaron que había caza. Nada más tomar el desvío a la pista en el pk 10,900 de la carretera CM-2101 en dirección a Peñalén, nos encontramos con el primer puesto, con cazador y guarda con escopeta montada. Hablando con ellos y dado que los puestos estaban a lo largo de toda la pista, hasta el campo de aviación, decidimos acceder por la pista que está sobre el pk 8 y que también nos lleva al cruce pasado el refugio de la torreta, a 800 metros de la boca . En este tramo, tuvimos que dejar la furgoneta de JM,  ya que el barro y el agua impedía su transito. Al llegar a la boca, nos esperaba una romería, gente del Geoda y gente de Getafe ,estaban haciendo prácticas de cursillo como es habitual en esta sima escuela, equipada con instalación doble. También había gente de un grupo independiente que ya conocemos. La verdad es que este mundillo es un pañuelo. Nandy y Jose MG se quedaron para cumplir sus sueños, gracias a los compañeros que les permitieron bajar por sus cuerdas y viendo el gran número de participantes, decidimos ir a ver las Z'as , y nos metimos en la 6. Como siempre, paso a detallar el acceso, sacado de la descripción del Club Viana. Desde la Juana I continuamos 170 m. hacia adelante siguiendo el sentido que traíamos desde la hasta encontrar un desvío a la derecha que habremos de tomar y continuar 200 m. más, hasta encontrarnos un nuevo desvío, pero esta vez a la izquierda, que también tendremos que coger. Unos 360 m tras este último cruce y a nuestra mano izquierda está la boca de la sima (Datum (WGS84) 30T 0571342 4499413). Hacia unos cuantos años que no bajábamos a esta sima, con un molesto recuerdo de la última vez, donde nos cogió una tormenta y que pilló al último en salir empapandole, ya que la entrada es un pequeño sumidero que se convierte en un arroyo con el agua. Esta vez el día era soleado y pudimos aprovechar. Bajamos Mar, Pascual y yo. Como ya he dicho, se comienza instalando en natural el pequeño sumidero,  para ir a un pequeño bloque donde se encuentra la cabecera del p11 con entrada angosta y torrentera. Se desciende unos pocos metros hasta el inicio de la rampa que continúa hasta el siguiente p9 también en rampa desfondada y con piedras, no muy grandes pero suficientes para darte algún susto. En estos dos tramos hay que montar desviadores, que nosotros no llevábamos y que ocasionaron que la cuerda desprendiese una pequeña piedra que acabo en el casco de Pascual a la salida. Una vez bajado el pozo rampa, nos sitúa en una pequeña zona horizontal con una grieta central que da al gran pozo. Montamos pasamanos y llegamos a la cabecera del p11. Nosotros iniciamos el descenso desde la entrada con una cuerda de 100 m,  por lo que pasamos el desvío del pozo paralelo. La cuerda nos llegó hasta -30 ,hasta donde hay una repisa con un spit al fondo para asegurar y donde nos reunimos los 3. Desde esta repisa en rampa, instalamos el resto del pozo con intenso goteo hasta su base. Utilizamos una cuerda de 50. Recorrimos la estrecha diaclasa horizontal del fondo, visitando la amplia base del pozo paralelo y progresando hasta el final de la cavidad. Vuelta sin incidentes, salvo el narrado, y una subida de record para mi ya que en una hora, estábamos fuera. Nos cambiamos y fuimos a recoger al resto del grupo, que nos esperaba ya desde hacía un rato. Aún seguían saliendo espeleos de la sima. Como los refugios estaban a tope, nos acercamos a la zona de merienda de la sima de Alcorón, y allí pudimos comernos tranquilamente el bocata,  comentando la jugada y planeamos la siguiente, que en esta ocasión será hacer la travesía Torca de la Sima - Gándara, que han reequipado para doble cuerda la gente del Viana, Cota Mínima y Club Abismo, dentro del magnífico plan de conservación de cavidades clásicas que promueve la Federación Cántabra de Espeleología. Todos repuestos, nos tomamos el último café de retorno en la Pilarica, mientras el sol se apagaba y retorno a casa. Una jornada estupenda con los compañeros y amigos, un día aprovechado haciendo lo que nos gusta y poco más que dar gracias de poder disfrutar de ello. 

lunes, 31 de octubre de 2016

Travesía Solviejo - Torca del Rayo de Sol

En esta ocasión, nos vamos nuevamente a Cantabria, aprovechando el espléndido tiempo que esta haciendo en este final de octubre. Tenemos en mente realizar la travesía de Solviejo – Rayo de Sol, para lo que contamos con JM G Casanova como guía, al haberla hecho recientemente.  El compañero Pascual, vendrá acompañado de Pepi, su mujer, y el perro, y se quedarán todo el puente, por lo que intentamos localizar un alojamiento donde no haya problemas. En los Apartamentos Arredondo ya no había plaza, por lo que probamos en La Casa del Espeleólogo, (telf. 744 450 557 ), alojamiento exclusivamente para miembros del ramo, que lleva Iván, compañero espeleólogo, desde junio de este año. La casa esta situada , tomando como referencia la iglesia de Arredondo y con dirección a Bustablado, a 850m, en un alto de la colina,  para lo que deberemos tomar el camino que encontramos a la derecha y que sube un par de empinadas rampas entre castaños y robles.

Vamos llegando, siendo nosotros los últimos y aprovechamos para presentarnos y después de cenar, darle un poco al pico. El poco, se convierte en horas, y menos mal que no le damos a la botella, que si no, al día siguiente arrancamos con 3 horas de sueño. Nos cuenta los proyectos en marcha de reequipación y documentación de cavidades, que se están realizando en la zona, con la gente del Viana de Guadalajara, el Piezo de Madrid y otros grupos, así como la poca comprensión por parte de la propia gente de allí, por estas tareas tan necesarias,  que como he comentado en alguna ocasión, a grupos y personas como nosotros, nos permiten seguir desarrollando esta actividad que nos apasiona, amen de evitar accidentes innecesarios.

El equipo lo componemos, Mar, Nandy, Jose Mª G Casanova, Pascual y yo, y a eso de las 10, nos cruzamos con Nandy y Casanova en la carretera que va desde Secadura a Solórzano. A continuación os relato la descripción de Iván y Pepe, que nosotros seguimos sin pérdida. En el PK 6, en una curva pronunciada a la derecha, parte una pista hormigonada hacia la izquierda. Coger esta pista y seguir subiendo, dejando dos cabañas a mano derecha y una bifurcación descendente a mano izquierda, hasta llegar a una portilla a mano derecha que da acceso a un prado con una cabaña al fondo (coordenadas UTM datum europeo 1950 hoja 30T 455.536/4.800.104). Aquí dejamos un coche y el otro unos metros antes. Desde este punto y continuando a pie la pista empezará a descender fuertemente hasta llegar a las cercanías de un depósito de agua. Aquí nos encontraremos con una portilla que debemos cruzar. Unos metros más adelante nos encontraremos una segunda que también cruzaremos, esta de palos y fácilmente franqueable por arriba. Esta portilla da acceso a un eucaliptal. Siguiendo el sendero marcado por el eucaliptal, llegaremos a una cabaña derruida que encontraremos en el mismo camino a mano izquierda, un poco más adelante encontraremos otra. Cuando lleguemos a la segunda cabaña deberemos girar 90º a mano derecha (dirección N) por el pequeño camino perfectamente visible. Siguiendo en línea recta entre los eucaliptos y ascendiendo llegaremos a encontrarnos con un pequeño afloramiento de roca caliza entre la maleza. En este afloramiento encontraremos un pequeño sendero de pisadas que nos llevará entre la maleza a la boca de Sol Viejo (Datum EU50 30T 454865 4800106 z180).

Para llegar a Rayo de Sol (Datum EU50 30T 454703 4799891 z140), desde la cabaña derruida del eucaliptal seguiremos el sendero por el que venimos. Al fondo del mismo el sendero gira (curva cerrada) descendiendo a nuestra izquierda, para ir desapareciendo. Si seguimos descendiendo (dirección S) llegaremos entre árboles al barranco seco donde se encuentra la boca. Esta se encuentra en la izquierda orográfica del barranco, bastante disimulada por ser pequeña. En ella hay una chapa visible. Nosotros fuimos primero a Solviejo,  y dejamos los trastos a excepción de Pascual y yo, que fuimos equipados para revisar la Torca de Rayo de Sol y verificar que tenía instalados los dos pocetes de salida. Tuvimos que pasar la odiosa gatera descendente, en esta ocasión, y bajar el p15 para, después de reptar unos metros por una pequeña gatera verificar que estaba instalada la segunda cuerda.


Con las incógnitas resueltas, volvimos por el camino andado, hacia Solviejo y empezamos la travesía, entrando a eso de la 1 p.m., instalando, como suele ser habitual, Pascual. Nada más bajar la suave rampa de entrada, encontramos un pasamanos que nos aproxima a la cabecera del pozo, pero que nos deja aún a unos 7 u 8 metros de la misma, por lo que pusimos una cuerda en doble para llegar a ella. Esta se encuentra en el suelo a la izquierda según miramos al desfondamiento de la galería. Montamos las dos cuerdas de 30 y descendimos la vertical, que tiene grapada en la colada un plástico para evitar el roce al quedar volada. Deduzco que el p19 es desde el inicio del pasamanos, ya que en este tramo nos sobró mucha cuerda. Comentarios diversos sobre si se podía haber montado un pasamanos que nos llevase directamente hacia la sala de la Neurona, etc. etc. etc… o sea, lo de siempre cuando vamos relajados. Oímos voces arriba y nos comentan los últimos que hay un grupo de 6 que esta también entrando y que nos dan tiempo. Como nos ha dicho Iván que la travesía se puede hacer en un par de horas (Modo Titan) , nos tomamos el tema con calma y visitamos el ramal izquierdo (N-NO), hacia la Sala de la Neurona, a la que accedemos por una rampa equipada con cuerda, donde hacemos unas cuantas fotos a las formaciones. De vuelta a la sala principal, subimos la rampa señalada con catadióptrico, ayudados por una cuerda, hacia el Pasaje Misterioso, que no visitaremos, donde al poco, encontraremos el pasamanos que nos acerca al p20 a nuestra izquierda. Una vez descendido, este, te deja en un charco de barro. Ascenderemos entre bloques hasta llegar a un r2 con cuerda que superamos sin dificultad, para empezar a bajar una rampa descrita como un p20 fraccionado en varios tramos. Aquí oímos que nos vienen pisando los talones el otro grupo. Desde su inicio veremos abajo al fondo, por donde se sume la galería un catadióptrico que nos indica la zona a proseguir. Ojo aquí, ya que por la izquierda iremos a dar a un desfondamiento que sorteado nos lleva nuevamente a la sala del p19. Nosotros nos meteremos por un paso estrecho y con charco a la derecha,  que nos saca a un meandro desfondado de unos 150 metros, que pasaremos en oposición de culo hasta llegar a un pasamanos que sortea un desfondamiento peligroso y nos ayuda a remontar un r2. Al poco el meandro se estrecha y nos encontramos con un p4 instalado y un destrepe sin complicaciones, que nos deja en la sala del Campamento. Exploramos por la zona de la izquierda (S), donde después de sortear un sumidero por la izquierda, accedemos a una sala que se desfonda en una rampa pronunciada hasta llegar a un nivel inferior a -7 y por donde discurre una amplia galería con alguna formación que recorremos, hasta llegar a una sala donde concurren varios ramales pequeños y colmatados. Observamos una gran raíz que cuelga a modo de columna y que nos indica la proximidad del exterior. Volvemos sobre nuestros paso hasta la sala del Campamento para visitar ahora, el ramal SO, donde encontramos una bella formación que aprovechamos para fotografiar. A partir de este punto, no volveremos a oír a la gente que venía detrás de nosotros. Volvemos sobre nuestros pasos, y al pie del destrepe del p4, encontramos otro pequeño agujero que destrepamos hasta la angosta cabecera del p9, pozo con roce que te deja tras un pequeño destrepe en la galería del Chocolate Crunch Series. Aquí hay que observar la pintada que pone salida y una flecha en negro a casi 360º de la dirección de la galería que bajamos , ya que lo evidente nos llevará a una galería amplia que aprovechamos para visitar y que por una ventana a medio metro nos lleva a una galería de bellas formaciones. No continuamos hasta el lago. Seguimos la pintada, por una estrecha galería que al poco nos pone de rodillas durante algo más de 150 metros y que acaba ensanchando justo cuando desesperas y piensas que te has equivocado, para enseñarte la la cuerda de cabecera del p23 que descenderemos jurando en arameo hasta el pequeño desviador, donde empezara a ampliarse. Desde este punto, cada uno lo bajo de una forma, uno, metido por la tirada de cuerda entre las estrechas paredes de la diaclasa, otro a caballo  de la arista, otro mitad y mitad.  En la base, tiramos por lo evidente, que no es otra cosa que una estrecha diaclasa ladeada  ( o meandro, no me quedo claro) a nuestra derecha que iremos siguiendo hasta un punto en que no progresa y tendremos que ascender en medio escalada un par de metros para entrar por un hueco a la izquierda. No continuar ascendiendo aunque haya pisadas ya que se estrecha de forma agobiante y peligrosa. Una vez arriba, vamos ascendiendo entre bloques y piedras sueltas por lo evidente, por una zona más amplia donde ya vemos líquenes. Seguiremos ascendiendo hasta pasar un paso estrecho hasta la base de un pozo lavado donde veremos la cuerda del primer pozo de salida. Este p15 tiene un desviador a -4 y nos deja en una gatera de unos 10 metros que da acceso al último p10 de salida. La parte más divertida de la travesía se encuentra desde la cabecera de este último en los 3 ó 4 últimos metros de la gatera ascendente, en este caso, que da salida al cauce seco del arroyo. Después de grabar varios videos a los concursantes, y ya con las últimas luces de la tarde, esperamos a José M G Casanova , que es el último miembro en salir. Hemos empleado 6,30h en completarla, con las visitas adicionales . Hemos utilizado 2 cuerdas de 30m. La travesía se encuentra equipada en fijo a excepción del p19 y p20 iniciales. Ascendemos el camino de vuelta ya de noche y finalizamos la jornada abordando el temido filetón, en el bar del Evaristo, en Bustablado, felices como niños, después de una travesía cómoda y divertida, apta para todos los públicos y ya pensando en abordar la travesía Torca de la Sima – Gándara salida artificial, en cuanto el equipo de reequipación haya terminado su trabajo. Aprovecho desde aquí para animarles en esta ingrata y poco reconocida tarea, fundamental para que muchos podamos seguir activos sin accidentes. 

miércoles, 12 de octubre de 2016

Goba Haundi

Esta vez, y después de un largo parón veraniego, por distintos motivos, la salida la hacemos con el grupo, hacia la zona de Álava, limítrofe con Burgos. Vamos a visitar Goba Haundi. Nosotros fuimos por la  AP1 hasta Pancorbo, cerca de Miranda de Ebro, donde nos desviamos para coger un lió de carreteras autonómicas, que en realidad son la misma, pero esta es una zona donde los lindes debieron de dar bastantes quebraderos de cabeza, así comenzamos cogiendo como ya he dicho, en Pancorbo,  la BU525, para seguir por la A2122 y Lugo por la A2625, que enlaza con la BU556 y se funde nuevamente en la A2625 con destino Tertanga. No hacer mucho caso y seguir siempre la indicación a Orduña. Realmente lo que vamos a visitar se realiza en travesía entrando por Perilde,  Villalba de Losa (Burgos), y saliendo por Goba Haundi, Tertanga (Álava), pero como parece que no estaba muy clara la conexión y con alguna experiencia negativa por parte de algún miembro del grupo, decidimos no complicarnos a vida (sobre papel) y entrar por la salida y progresar hasta la conexión para una segunda vuelta.  El grupo lo componemos, Moreno, Ricardo, Nandy, Jose Mª G Casanova, Mar y yo. Dado que todos a excepción de nosotros dos van a dormir en sus furgonetas o coche, Mar y yo buscamos sitio por la zona de Villanañe, siendo finalmente el camping de esta localidad el elegido. Como daba lluvia, en último momento vimos que había cercano un albergue juvenil y albergue de peregrinos  y reservamos.  Este se encontraba situado en el Santuario del Angosto, donde pernoctamos solos sin que nadie nos molestase por 10 euros noche .Nos acercamos a Tertanga, localidad de Álava para recibir a los demás, pero finalmente solo pudimos ver a Moreno, con el que quedamos para el día siguiente en este mismo pueblo, que es desde donde parte el camino que sube a la cueva. Tras pasar por dos veces el puerto de Orduña con una niebla que no se veía a un metro, disfrutamos del silencio absoluto del monasterio. Quedamos a las 10 a.m. y nos reunimos el grupo al completo, empezando a subir a eso de las 11 por un camino que nos indica un lugareño y que no es exactamente el mismo que utilizaron en la anterior ocasión, pero que se acaba uniendo al anterior, ya que es seguir el cauce ahora semiseco del arroyo que baja de la montaña. Se va ascendiendo por una vereda marcada que atraviesa unas puertas metálicas y al poco se cruza el río. Se va suavemente ascendiendo hasta que la vereda principal se va hacia la derecha. En este punto, nosotros seguimos por la izquierda remontando el río y lo atravesaremos un poco más arriba. Hay que decir que este acceso esta previsto para hacerlo de bajada por el cañón rapelando ya que no tiene caminos bien marcados y la zona es peligrosa, teniendo algunos pasos expuestos que tuvimos que pasar agarrándonos a las hierbas hasta llegar al la cabecera de la cascada mayor, ahora seca, después de atravesar un pequeño bosque de avellanos silvestres. Desde este punto se asciende por el cauce subiendo entre piedras que parecen bloques de hielo y que nos hacen extremar la precaución. Al poco de subir nos encontramos con un resalte de unos 4 metros,  provisto de un cable oxidado y pelado en su parte baja. Moreno subió como pudo y puso una cuerda. Una vez superado, ya es ir ascendiendo hacia la gran boca que se encuentra en un metido de una pared extraplomada impresionante. En la boca dejamos parte del material, ya que no tenemos previsto la progresión vertical, y nos pusimos los monos de espeleo. Realmente no merece la pena llevarlos e ir desde el principio con el neopreno ya que es poco lo que vamos a avanzar sin mojarnos en la totalidad. Entramos sobre las 2 p.m. por la gigantesca boca de Goba Haundi (ED50 30T  496700 4757730 z 660),

La primera zona es un gran cañón que en este tiempo se encuentra prácticamente seco, para a medida que vamos avanzando, ir encontrando ya la erosión de golpes de gubia y zonas mas meandriformes muy erosionada que le dan un aire a la cueva del Níspero de Orbaneja del Castillo. En unos metros más allá, encontramos ya la zona inundada, donde nos pusimos los neoprenos, ya que va en aumento hasta los denominados Lagos, que tendremos que atravesar nadando. En esta estación no nadamos más allá de unos 15 metros o 20 metros. Seguimos avanzando ya por galerías secas y sin obstáculos, donde se van alternando amplios conductos de techos altos, con otros por los que tenemos que ir agachados, que como dijo algún compañero, eran el lugar ideal para las pruebas de casting del jorobado de Notre Dame. Avanzamos hasta una zona de gours blancos, donde poco más allá vemos una pintada que dice “Perilde desde 1987” o algo así. Hemos recorrido algo más de 2 Km. en línea recta y con un avance rápido, camino que desandaremos al poco de la pintada,  ya que hemos estipulado como hora de bajada del cañón las 5 de la tarde para hacerlo con luz. En total hemos estado dentro de la cueva 3 horas, y 3 horas de acceso a la boca. More y Ricardo avanzaron un poco más, hasta el sifón, que creen haber llegado, pero no al paso complicado. En otra ocasión. A las 5 estamos todos en la boca y empezamos el descenso resbalón tras resbalón, pero aliviados por pasar los pasos rapelando. En la cascada de 55 nos reunimos como podemos a la mitad, porque si bien hay sitio, la instalación adolece de reunión y tenemos que improvisar una, debido a lo resbaladizo del terreno. Vamos descendiendo poco  a poco, y con un último destrepe por una cuerda que se mimetiza con el color verdoso mohoso del entorno, dejamos la impresionante cascada. Descendemos esta vez por el cauce hasta el camino marcado, y ya cómodamente, casi todos, ya que el compañero JM G Casanova rompió la correa de una bota y acabó con la uña del pie ennegrecida,  recorremos los últimos metros comentando la jugada y confirmando las observaciones que hacen los de barranquismo.net sobre lo delicado de la aproximación.  Una vez cambiado, nos dirigimos a Orduña pera cenar y dar cuenta del único chuletón que quedaba. Una población que merece la pena visitar, aunque nos costó algo de trabajo poder cenar ya que nos marearon un poco de acá para allá hasta dar con un sitio. La gente por allí cena tarde y lo hace más de tomar algo ligero. Nos despedimos, y parte del grupo volvió a Tertanga para dormir y nosotros al albergue. Un gran día compartido con los compañeros y disfrutado, no exento de cierta tensión por la aproximación. La próxima vez, entraremos por Perilde.